BUENAS PRÁCTICAS EN COSECHA DE MIEL Parte 3

BUENAS PRÁCTICAS EN COSECHA DE MIEL Parte 3

EQUIPO DE PROTECCIÓN

El equipo de protección lo constituye el velo, overol, guantes y botas. Siempre debe ser utilizado limpio, por lo que se recomienda lavarlo después de su uso y guardarlo en lugares donde no haya contaminantes como agroquímicos, productos químicos, combustibles, etc.

DOCUMENTACIÓN Y REGISTROS

Los apicultores deben mantener registros actualizados de todas sus actividades, a fn de demostrar que cumplen con las Buenas Prácticas y con la normativa orgánica y permitir la trazabilidad del producto desde el apiario hasta la sala de extracción.

Si el apicultor cuenta con unidades de producción orgánica y convencional en la misma zona debe llevar registros independientes de ambas unidades para poder evidenciar la suficiente separación y evitar confusión o mezcla.

Deben disponer de los siguientes registros para asegurar la trazabilidad: 

  • Ubicación de los apiarios orgánicos, en conversión y convencionales si los tuviere y de los lazaretos. 
  • Identifcación de las colmenas. 
  • Altas y bajas de colmenas, núcleos y paquetes. 
  • Alimentación artifcial: cantidades e identifcando las colmenas alimentadas, tipo de producto, cantidades, fechas.
  • Sanidad: medicamentos utilizados (tipo de producto, principio activo, diagnóstico, dosis, método de administración, duración del tratamiento y tiempo de espera legal o de acuerdo a las indicaciones del marbete. 
  • Movimiento a otras áreas de libación: traslado de las colmenas, documentos justifcativos. 
  • Remitos de envío de material: retiro de alzas, extracción de miel. 
  • Revisiones: cambio de cera y materiales, cambio de reinas, etc
BUENAS PRÁCTICAS EN COSECHA DE MIEL Parte 3

BUENAS PRÁCTICAS EN COSECHA DE MIEL Parte 2

CARGA Y TRANSPORTE DE ALZAS MELARIAS

El transporte se realizará empleando vehículos en buenas condiciones de higiene según lo establecido en las reglamentaciones generales de transporte de productos alimenticios de la autoridad competente.

La carga y transporte de alzas melarias llenas deberá realizarse de manera tal de no perjudicar la calidad del producto.

Por lo tanto, queda prohibido el transporte del material de cosecha conjuntamente con cualquier otro elemento contaminante.

No se permitirá el transporte de alzas melarias junto con cámaras de cría con material vivo y/o con materiales o productos ajenos a los productos de la colmena.

Las alzas melarias no deberán estar en contacto directo con el piso del vehículo, por ello, se recomienda la utilización de bandejas previamente lavadas y de materiales como acero inoxidable o protegidas con pintura epóxica de grado alimenticio. Las alzas estibadas formando una estructura solida deben atarse firmemente para evitar su desplazamiento y caída, evitando así que se produzcan roturas de cuadros y/o alzas melarias.

La fla de las últimas alzas debe taparse con una entretapa o bandeja limpia y luego cubiertas con una lona limpia y sana para evitar contaminaciones de la miel con polvo, insectos y abejas pilladoras. Esto permitirá que durante el tránsito no se permita la contaminación de las alzas melarias con polvo, tierra, agua, o mezcla de alguno de ellos.

Durante el transporte solo se pueden llevar alzas melarias orgánicas. Como excepción, se permite transportar alzas melarias orgánicas y de otra condición (convencional o en conversión) en el mismo transporte, cuando el acondicionamiento e identificación de las mismas garanticen una separación física efectiva entre ellas.

En caso de transportar en el mismo vehículo la cosecha de más de un apiario, se deberán estibare identificar como lotes separados (número de lote y condición) para que puedan ser extraídos como tal en la sala de extracción.

Personal de Campo

En las Buenas Prácticas Apícolas, uno de los aspectos importantes es la salud, seguridad y bienestar de los trabajadores, por ello, el personal debe estar entrenado y capacitado para cumplir sus labores de manera eficiente y para asegurar su protección personal.

Es muy importante el estado de salud e higiene del personal de campo que tiene contacto directo o indirecto con las colmenas.

Si el personal padece una enfermedad infectocontagiosa y/o parasitaria (con o sin síntomas visibles) se debe evitar el desarrollo de actividades que comprometan la inocuidad de la miel.

El personal que presenta heridas durante el trabajo, deberá ser atendido y/o evacuado inmediatamente del área de trabajo, limpiándose las superfcies, utensilios, herramientas y equipos que hubieran estado afectados por el incidente.

En el caso de heridas leves, el personal podrá incorporarse a la actividad con la protección adecuada, vendajes impermeables y un guante, para garantizar el aislamiento de la fuente de contaminación.

Mientras se lleve a cabo el manejo de las colmenas el personal debe cumplir con las prácticas de sanidad e higiene como: 

  • Lavarse las manos antes de iniciar el trabajo, luego del uso de sanitarios y/o cualquier momento cuando estén sucias o contaminadas. 
  • Tener las uñas recortadas y sin esmalte, cabello recortado o recogido y no llevar joyas, relojes, ni adornos similares. 
  • Utilizar el equipo de protección y seguridad limpio (overol, velo, guantes botas, entre otros) y de uso exclusivo para las tareas apícolas únicamente.
  • No ingerir alimentos cerca de las colmenas, ni fumar, estornudar, toser o escupir sobre los panales sin protección.

La capacitación relacionada con las Buenas Prácticas Apícolas de producción que impidan la contaminación de la miel, tales como higiene personal, lavado adecuado de manos, uso de sanitarios, contaminación cruzada, manejo de medicamentos veterinarios y/o desinfectantes, eliminación de desechos, control de plagas, entre otras, debe ser permanente.

Deben mantenerse los registros de las actividades de capacitación que realiza el Personal.

Toda persona ajena al apiario debe respetar las condiciones de seguridad e higiene.

Se recomienda disponer de un botiquín de primeros auxilios que contenga medicamentos específcos para atender picaduras por abejas, capacitando al personal en caso de emergencias.

Se recomienda que los utensilios, ahumadores e instalaciones se encuentren en buen estado de higiene, libres de agentes contaminantes y almacenados en sitios seguros e higiénicos.

Para el manejo del apiario y específcamente en la cosecha el personal debe estar en adecuadas condiciones de higiene, salud y seguridad.

 

 

BUENAS PRÁCTICAS EN COSECHA DE MIEL Parte 3

BUENAS PRÁCTICAS EN COSECHA DE MIEL

BUENAS PRÁCTICAS EN COSECHA DE MIEL Y TRANSPORTE DE ALZAS MELARIAS ORGANICAS

Amigos, en esta ocasión les voy a presentar una serie de publicaciones relacionadas a las buenas prácticas en cosecha de miel orgánica, para facilitar la lectura se descompone en dos entregas, en la primera vamos a tocar los temas de:

  • COSECHA

En la segunda entrega vamos a conocer lo siguiente:

  • CARGA Y TRANSPORTE DE ALZAS MELARIAS
  • PERSONAL DE CAMPO

En la tercera entrega vamos a conocer lo siguiente:

  • EQUIPO DE PROTECCIÓN
  • DOCUMENTACIÓN Y REGISTROS

INTRODUCCIÓN

Se deben tomar todas las precauciones para evitar la contaminación de la miel y asegurar la salud del consumidor durante la recolección de las alzas melarias y su posterior traslado a una sala de extracción habilitada.

Realizar la cosecha en días con buen clima (soleado, sin lluvia, sin fuertes vientos) y en horarios en los cuales las abejas pecoreadoras se encuentran recolectando en el campo, lo que disminuye la cantidad de abejas en la colonia durante la cosecha.

Es importante planificar la misma mientras hay entrada de néctar, para evitar el pillaje.

No olvidar que en esta operación el material apícola es abierto y expuesto al medio ambiente, por lo que se elegirán días calmos, sin vientos, para evitar el arrastre de tierra u otros elementos contaminantes.

Bajo ningún concepto el material apícola debe apoyarse en el piso ya que es una importante fuente de contaminación de agentes patógenos, especialmente aquellos de gran importancia como los esporas del carbunco bacteriiano o Clostriium botulinum que perjudica la salud humana.

COSECHA

Cuanto mayor sea el porcentaje de celdas con miel operculadas, mayor certeza tendremos de cosechar miel madura, siempre teniendo en cuenta las variaciones regionales y climáticas que presenta nuestro país.

Se recomienda que los cuadros a la hora de la cosecha cuenten como mínimo con un rango del 70 a 75% de su superfcie operculada.

En lo posible, no coseche los días de lluvia o con humedad relativa alta, porque la miel incorpora agua en estas circunstancias.

En zonas donde la humedad relativa del ambiente es muy baja, la miel tiene bajo porcentaje de humedad aunque el cuadro no esté mayormente operculado.

En estas situaciones y siempre que sea posible, coseche durante las primeras horas del día para evitar el retiro de cuadros con néctar recién llegado a la colmena.

Sólo se cosecharán alzas melarias con cuadros operculados que correspondan a colmenas debidamente identificadas y avaladas como orgánicas u orgánicas en conversión por una EC.

De acuerdo con la normativa orgánica se prohíbe la cosecha de cuadros con cría, el uso de repelentes no aprobados por la normativa orgánica para el desabejado y la destrucción de abejas en cuadros a cosechar. 

Es importante desabejar bien los cuadros de miel. Para ello se recomienda el uso de métodos físicos, tales como ahuyentar, sacudir o cepillar el cuadro o utilizar sopladores o forzadores de aire. Este trabajo se debe realizar con paciencia y sin bruscos movimientos, evitando el estrés de las abejas y respetando el bienestar animal.

Se aconseja usar lo menos posible el ahumador, pero en el caso de su empleo para el desabejado debe funcionar con sustancias vegetales naturales como hojas, corteza de árbol, aserrín, viruta, pasto seco, combustibles orgánicos no contaminados por productos químicos.

Se debe evitar el uso de hidrocarburos, sus derivados, madera verde, acido fénico, plásticos o excrementos de animales, ya que pueden contaminar o alterar la miel.

Una vez retirado el cuadro con miel, colóquelo dentro de alzas cosecheras limpias, sobre bandejas de acero inoxidable o protegidas con pintura epóxica de grado alimenticio previamente lavadas, evitando que mantenga contacto con el suelo.

Para lograrlo, se pueden utilizar distintos elementos tales como pinzas, palancas, soportes para cuadros, carretillas, bandejas, otros.

Las alzas se deben estibar cubriendo la última con una tapa exterior para que no se contamine la miel con polvo, insectos y abejas pilladoras.

La miel que se recupera en las bandejas no deberá mezclarse con la miel extractada.

Para la cosecha, se recomienda organizar lotes de colmenas por apiario. Para esto se puede identificar cada alza melaria con un número en dos laterales del alza, con el fin de poder garantizar la trazabilidad del producto final desde su origen.

Con cada traslado a la sala, el productor dispondrá del Remito de Envío de alzas, documentación que coincidirá con la Planilla de Recepción de Alzas melarias correspondiente. 

En la misma se dejará asentado el Nº RENAPA y nombre del apicultor, nombre del apiario, número y nombre de sala, la cantidad de alzas y/o medias alzas entregadas, así como también el número de colmena, lote asignado y los kg. totales entregados.

Se deben extremar los recaudos para no alterar la trazabilidad y no producir posibles contaminaciones cruzadas entre los distintos apiarios.



BUENAS PRÁCTICAS EN COSECHA DE MIEL Y TRANSPORTE DE ALZAS MELARIAS ORGANICAS

BUENAS PRÁCTICAS EN COSECHA DE MIEL Y TRANSPORTE DE ALZAS MELARIAS ORGANICAS

BUENAS PRÁCTICAS EN COSECHA DE MIEL Y TRANSPORTE DE ALZAS MELARIAS ORGANICAS

Se deben tomar todas las precauciones para evitar la contaminación de la miel y asegurar la salud del consumidor durante la recolección de las alzas melarias y su posterior traslado a una sala de extracción habilitada.

Realizar la cosecha en días con buen clima (soleado, sin lluvia, sin fuertes vientos) y en horarios en los cuales las abejas pecoreadoras se encuentran recolectando en el campo, lo que disminuye la cantidad de abejas en la colonia durante la cosecha.

Es importante planificar la misma mientras hay entrada de néctar, para evitar el pillaje.

No olvidar que en esta operación el material apícola es abierto y expuesto al medio ambiente, por lo que se elegirán días calmos, sin vientos, para evitar el arrastre de tierra u otros elementos contaminantes.

Bajo ningún concepto el material apícola debe apoyarse en el piso ya que es una importante fuente de contaminación de agentes patógenos, especialmente aquellos de gran importancia como los esporos del carbunco bacteridiano o Clostridium botulinum que perjudica la salud humana.

COSECHA

Cuanto mayor sea el porcentaje de celdas con miel operculadas, mayor certeza tendremos de cosechar miel madura, siempre teniendo en cuenta las variaciones regionales y climáticas que presenta nuestro país.

Se recomienda que los cuadros a la hora de la cosecha cuenten como mínimo con un rango del 70 a 75% de su superficie operculada.

En lo posible, no coseche los días de lluvia o con humedad relativa alta, porque la miel incorpora agua en estas circunstancias.

En zonas donde la humedad relativa del ambiente es muy baja, la miel tiene bajo porcentaje de humedad aunque el cuadro no esté mayormente operculado.

En estas situaciones y siempre que sea posible, coseche durante las primeras horas del día para evitar el retiro de cuadros con néctar recién llegado a la colmena.

Sólo se cosecharán alzas melarias con cuadros operculados que correspondan a colmenas debidamente identificadas y avaladas como orgánicas u orgánicas en conversión por una EC.

De acuerdo con la normativa orgánica se prohíbe la cosecha de cuadros con cría, el uso de repelentes no aprobados por la normativa orgánica para el desabejado y la destrucción de abejas en cuadros a cosechar.

Es importante desabejar bien los cuadros de miel. Para ello se recomienda el uso de métodos físicos, tales como ahuyentar, sacudir o cepillar el cuadro o utilizar sopladores o forzadores de aire. Este trabajo se debe realizar con paciencia y sin bruscos movimientos, evitando el estrés de las abejas y respetando el bienestar animal.

Se aconseja usar lo menos posible el ahumador, pero en el caso de su empleo para el desabejado debe funcionar con sustancias vegetales naturales como hojas, corteza de árbol, aserrín, viruta, pasto seco, combustibles orgánicos no contaminados por productos químicos.

Se debe evitar el uso de hidrocarburos, sus derivados, madera verde, acido fénico, plásticos o excrementos de animales, ya que pueden contaminar o alterar la miel.

Una vez retirado el cuadro con miel, colóquelo dentro de alzas cosecheras limpias, sobre bandejas de acero inoxidable o protegidas con pintura epóxica de grado alimenticio previamente lavadas, evitando que mantenga contacto con el suelo.

Para lograrlo, se pueden utilizar distintos elementos tales como pinzas, palancas, soportes para cuadros, carretillas, bandejas, otros.

Las alzas se deben estibar cubriendo la última con una tapa exterior para que no se contamine la miel con polvo, insectos y abejas pilladoras.

La miel que se recupera en las bandejas no deberá mezclarse con la miel extractada.

Para la cosecha, se recomienda organizar lotes de colmenas por apiario.

Para esto se puede identificar cada alza melaria con un número en dos laterales del alza, con el fin de poder garantizar la trazabilidad del producto final desde su origen.

Con cada traslado a la sala, el productor dispondrá del Remito de Envío de alzas, documentación que coincidirá con la Planilla de Recepción de Alzas melarias correspondiente.

En la misma se dejará asentado el Nº RENAPA y nombre del apicultor, nombre del apiario, número y nombre de sala,  a cantidad de alzas y/o medias alzas entregadas, así como también el número de colmena, lote asignado y los kg totales entregados.

Se deben extremar los recaudos para no alterar la trazabilidad y no producir posibles contaminaciones cruzadas entre los distintos apiarios. Anexo VI. Recepción de Alzas melarias.

Carga y Transporte de alzas melarias

El transporte se realizará empleando vehículos en buenas condiciones de higiene según lo establecido en las reglamentaciones generales de transporte de productos alimenticios de la autoridad competente.

La carga y transporte de alzas melarias llenas deberá realizarse de manera tal de no perjudicar la calidad del producto. Por lo tanto, queda prohibido el transporte del material de cosecha conjuntamente con cualquier otro elemento contaminante.

No se permitirá el transporte de alzas melarias junto con cámaras de cría con material vivo y/o con materiales o productos ajenos a los productos de la colmena.

Las alzas melarias no deberán estar en contacto directo con el piso del vehículo, por ello, se recomienda la utilización de bandejas previamente lavadas y de materiales como acero inoxidable o protegidas con pintura epóxica de grado alimenticio.

Las alzas estibadas formando una estructura solida deben atarse firmemente para evitar su desplazamiento y caída, evitando así que se produzcan roturas de cuadros y/o alzas melarias.

La fila de las últimas alzas debe taparse con una entretapa o bandeja limpia y luego cubiertas con una lona limpia y sana para evitar contaminaciones de la miel con polvo, insectos y abejas pilladoras. Esto permitirá que durante el tránsito no se permita la contaminación de las alzas melarias con polvo, tierra, agua, o mezcla de alguno de ellos.

Durante el transporte solo se pueden llevar alzas melarias orgánicas. Como excepción, se permite transportar alzas melarias orgánicas y de otra condición (convencional o en conversión) en el mismo transporte, cuando el acondicionamiento e identificación de las mismas garanticen una separación física efectiva entre ellas.

En caso de transportar en el mismo vehículo la cosecha de más de un apiario, se deberán estibare identificar como lotes separados (número de lote y condición) para que puedan ser extraídos como tal en la sala de extracción.

Recepcion de alzas melarias

Fuente: » Ing. Agr. Viviana Mariani
Consultora Programa de Asistencia Integral para el Agregado de Valor en Agroalimentos
(PROCAL).