TRANSPORTE DE NÉCTAR Y POLEN A LA COLMENA

TRANSPORTE DE NÉCTAR Y POLEN A LA COLMENA

El TRANSPORTE DE NÉCTAR Y POLEN A LA COLMENA es el proceso esencial que llevan a cabo las abejas.

Las abejas transportan y almacenan el néctar, agua y polen colectados, hacia las celdillas usadas como despensa, rodeando el sector de cría.

¿Qué es el néctar?

El néctar es el líquido azucarado secretado por los nectarios (glándulas productoras de néctar) de las plantas para atraer a las abejas y otros insectos que actuarán como sus polinizadores.

¿Cómo lo procesan las abejas?

En el proceso de succión del néctar, la abeja lo mezcla con su saliva, la que posee enzimas que inician la predigestión de los azúcares.

El néctar con saliva es regurgitado hacia las celdillas del panal destinadas a su almacenamiento.

En ellas comienza su deshidratación, que reducirá su contenido de agua de un 80% a un 20% o menos, que es el contenido de agua de la miel.

Para realizar este proceso, las abejas producen calor con sus músculos toráxicos y con sus alas, creando corrientes de aire caliente con las que evaporan las ¾ partes del agua del néctar.

La importancia del calor

Para aprovechar el calor que significa la presencia de todas las abejas en el interior de la colmena, realizan este trabajo en las noches cálidas de fines de primavera y comienzos del verano, época en que es posible observar abejas ventilando en la piquera (la puerta de la colmena) por la noche, lanzando hacia afuera un perfumado olor que indica una buena producción de miel.

El mecanismo para llevar agua a la colmena cuando ésta es requerida, ya sea como bebida o para bajar la temperatura del panal, es exactamente el mismo: la transportan en el buche melario.

¿Y el polen?

El polen es transportado como pequeños cúmulos polínicos elaborados en una cestilla especial, la corbícula, formada por cerdas y ubicada en el tercer par de patas.

En el interior de la colmena, la obrera se desprende de ellas haciendo palanca con un espolón del segundo par de patas, lo incorpora en una celdilla, lo desmenuza para dejarlo nuevamente como polvo y lo comprime contra el fondo de la celdilla presionando con su cabeza.

Las celdillas del panal, de acuerdo a su contenido, sólo pueden presentar ocho formas distintas, todas ellas fáciles de reconocer y diferenciables entre sí.

Tipos de celdillas de un panal
Tipos de celdillas de un panal

Es muy importante identificar estas características ya que constituye la base sobre la cual el apicultor examina sus colmenas y establece un diagnóstico de la familia en la temporada.

Fuente: Manual Apicultura. INDAP

DE NECTAR A MIEL | DE ABEJAS | De Mieles y Abejas

DE NECTAR A MIEL | DE ABEJAS | De Mieles y Abejas

Elaboración de la miel

La transformación desde el néctar a la miel es un proceso de concentración en el que se reduce el contenido de agua desde un 70-92 %
hasta un 17 % aproximadamente.

Se trata de un proceso físico, además de un proceso químico en el que se reduce la sacarosa, transformándose en fructosa y glucosa, mediante la encima invertasa que contiene la saliva de las abejas.

La abeja pecoreadora, con su buche completo de néctar y mezclado con invertasa, al llegar a la colonia lo traspasa a una obrera almacenista, que también lo almacena en el buche aumentando la concentración de invertasa hasta 20 veces.

Sin embargo, esta miel aún no ha finalizado su elaboración; debe madurar y eliminar agua, para lo cual las obreras introducen en una celda la gotita y la extienden haciendo que esté lo más expuesta al aire posible.

La colmena de encuentra a unos 35º C aproximadamente, lo cual colabora a deshidratar esta miel “inmadura” junto con la entrada de aire fresco forzada por las abejas con el batir de sus alas.

Terminado el proceso de deshidratación, la mezcla habrá perdido un 80% del agua y las abejas van llenando las celdas con las gotas de miel que han deshidratado en otros compartimentos, cuando éstas se llenan las tapan con una capa de cera virgen, lo que también se denomina “opercular”. Este proceso finaliza la parte de la fabricación de la miel destinada a las abejas.

Si las condiciones ambientales no son las adecuadas (baja temperatura), la miel es trasvasada por una cadena de abejas almacenistas hasta que queda totalmente elaborada.

La miel se extrae por centrifugación de los cuadros sin romper las celdillas de cera pudiendo ser reutilizadas, con el consiguiente ahorro energético para las abejas que pueden realizar con plenitud las demás labores de la colmena; así mismo permite mayor limpieza en la
extracción y un considerable aumento en la producción de miel (de 6 kg/año en las colmenas de corcho a 30-45 kg/año en las colmenas
movilistas).

Es difícil evaluar la producción anual de una abeja, pero se calcula que una colmena produce entre 20 y 30kg de miel por año para una población de 30.000 abejas. ¡Así un bote de miel representa para la abeja libadora aproximadamente 200 jornadas y 40.000 km recorridos para libar unas 800.000 flores!