ALIMENTACIÓN ARTIFICIAL EN PRIMAVERA | De Mieles y Abejas

ALIMENTACIÓN ARTIFICIAL EN PRIMAVERA | De Mieles y Abejas

ALIMENTACIÓN ARTIFICIAL EN PRIMAVERA

La alimentación en primavera debe ser con jarabe, que es lo más parecido al néctar, y darse un mes antes de que empiecen a salir las abejas para tener la colmena adelantada. 

Fórmula del jarabe 

El jarabe puede ser de azúcar o de miel, variando la proporción de agua según se emplee un producto u otro. Si se utiliza la miel la cantidad de agua debe ser menor, ya que este producto contiene algo más del 20 por 100 de agua.

También se puede utilizar mezcla de miel y azúcar

A continuación se incluyen varias fórmulas de jarabes a utilizar en primavera:

Jarabes-para-primavera

Fórmula de jarabe de alimentación para abejas en primavera

MANEJO DE LA ALIMENTACIÓN

Teniendo en cuenta que la miel no tiene más de un 5 por 100 de sacarosa y el azúcar en cambio contiene prácticamente un 100 por ]00 de sacarosa, hay que tener cuidado en que los alimentadores no tengan una amplia superficie de acceso para las abejas; todo lo más han de permitir que coman 3 ó 4 abejas a la vez para evitar el exceso de sacarosa en la miel.

Si las abejas tienen amplio y fácil acceso al jarabe de azúcar, acumulan éste en los panales, formándose dos capas, una inferior de miel y otra superior de jarabe, y al recolectarse se obtiene miel de azúcar considerada como adulterada, que es distinta de la miel natural.

En relación con esta anomalía conviene recordar que el Código Alimentario Español prohíbe alimentar a las abejas artificialmente con azúcar o sustancias distintas a la propia miel, durante su período normal de producción.

ALIMENTACIÓN ARTIFICIAL | APICULTURA | De Mieles y Abejas

ALIMENTACIÓN ARTIFICIAL | APICULTURA | De Mieles y Abejas

ALIMENTACIÓN ARTIFICIAL

La base de la alimentación de las abejas debe ser la miel y el polen producidos y almacenados en el propio panal.

Es por ello que si es necesario recurrir a la alimentación artificial se deberá considerar la fortaleza de la colonia, la época del año y las condiciones de la flora de la región.

Por lo tanto es indispensable tomar las precauciones necesarias para evitar que durante la alimentación de las abejas se desencadene o propicie el pillaje.

Ahora bien, los sustitutos energéticos más utilizados son el azúcar y el jarabe de maíz.

Y es por ello que se debe ser muy cuidadoso con el producto utilizado, el momento y las dosis, ya que excesiva presencia de jarabe de maíz se evidencia en la miel y los análisis para exportar, los que determinaran que la miel se encuentra “adulterada”.

Es muy importante saber que no se debe alimentar con cualquier miel la colmena ya que puede transmitir esporas de enfermedades de cría (Loque americana)

Y hay que tomar en cuenta que la alimentación deberá realizarse exclusivamente cuando las colmenas se encuentren en cámara de cría y en época alejada de la mielada.

Por lo que la cantidad y el momento de la alimentación son importantes, ya que si la colonia no alcanza a procesar el insumo agregado, existe la posibilidad de fermentación, con el riesgo sanitario que trae aparejado. No se deben suministrar medicamentos en la alimentación artificial.

Una vez colocadas las alzas melarias destinadas a la cosecha no se debe alimentar con sustitutos.

En ningún caso los insumos utilizados y la calidad del agua deberán producir riesgo de contaminación para los productos de la colmena.

Se deberá mantener la higiene de las instalaciones y elementos utilizados para la elaboración del alimento y su distribución (mesadas, mangueras, bombas, bidones, dosificadores, alimentadores, etc) para evitar la contaminación del producto final.

Los utensilios y alimentadores deben almacenarse en un lugar que cumpla con las características de limpieza e higiene que se describen en el ítem “Programa de Limpieza y Desinfección” de este manual.

El personal que suministra el alimento debe estar sano y lavarse las manos antes de iniciar las tareas.

Se deben encontrar disponibles los elementos de higiene (agua, jabón) para la higienización de las manos.

Por lo tanto toda vez que se alimente artificialmente, deberá llevarse un registro donde conste el origen del insumo, la cantidad y fecha de suministro de los alimentos.

Fuente: GUÍA DE BUENAS PRÁCTICAS APÍCOLAS Y DE MANUFACTURA RECOMENDACIONES