Seleccionar página

Preparación

La leche hirviendo que se echa sobre los huevos batidos, con las precauciones habituales, y seguidamente, una cocción sin hervir que se hace a baño maría.

El flan se sirve por lo general al natural y caramelizado, pero también puede acompañarse de galletas, barquillos, frutas naturales o en almíbar, crema chantilly o dulce de leche, riquísimo de todas las maneras posibles.

Pasos

1.- Preparar el caramelo en un cazo y echarlo en el molde cuando haya adquirido el color que se desea, o sea, un  dorado oscuro.

Con un guante de cocina toma el molde e inclinarlo en todos los sentidos para que quede bien extendido, es decir, tienes que asegurarte que cada parte de la superficie este tenga una pequeña capa.

2.-Hervir la leche con la vaina de vainilla partida a lo largo.

Cuando la leche haya hervido, retirar la vaina de vainilla, añadir la miel y mezclar.

3.- Aparte, batir los huevos enteros con una varilla.

Añade poco a poco la leche muy caliente sin dejar de mezclar.

Es importante echar la leche muy despacio al principio para no provocar la coagulación de los huevos.

Cuando se haya agregado la tercera parte de la leche, se puede ir más rápidamente.

4.- Echar la mezcla en el molde caramelizado.

El caramelo debe estar frío.

Normalmente tiene tiempo de enfriarse durante la preparación del flan.

5.- Cocer el flan en el horno a baño maría, a fuego moderado entre 30 y 45 minutos, depende del molde que se haya utilizado.

6.- Retirar del horno, dejar enfriar en el molde y desmoldar.

Te sugiero usar el almíbar sobrante para ponerlo encima del pedazo que cortes.

Enfriar en la nevera.

 

Receta original

Shares