Seleccionar página

Algunos remedios caseros con miel

La miel posee innumerables propiedades tanto nutricionales como terapéuticas. Muchos investigadores han estudiado estos efectos. Las más significativas se presentan a continuación:

Propiedades de la miel

Nutricionales

  • Es un edulcorante totalmente natural. En la antigüedad era el único.
  • Es un alimento de alto poder energético que proporciona más de 3000 cal/gr.
  • Posee mayor poder edulcorante que el azúcar, con un 40% menos de calorías a iguales cantidades.
  • Es de fácil asimilación debido a que posee hidratos de carbono de cadenas cortas.
  • Es una fuente de energía rápida.
  • Por tal motivo mejora el rendimiento físico, especialmente, en aquellos que lo demandan, como niños en actividad, los deportistas, etc.
  • Facilita la digestión y metabolización de otros alimentos: en el caso de los niños
    facilita la metabolización de calcio y magnesio.

Terapéuticas

Cabe aclarar que muchas de las propiedades terapéuticas son de origen mítico y muchas de las preparaciones medicinales correspondían a la farmacopea antigua para las más diversas afecciones y sus propiedades muchas veces solo son reconocidas y valoradas por la medicina popular y naturalista.

Esta última en un nuevo auge contemporáneo, a través de la implementación de tratamientos con medicina homeopática y la apiterapia.

  • Es suavemente laxante (regulariza el funcionamiento intestinal).
  • Es antiséptica. No es propicia para las bacterias. La propiedad bactericida de la miel se llama «efecto inhibidor».
  • Es antihemorrágica y cicatrizante.
  • Estimula la formación de glóbulos rojos debido a la presencia de ácido fólico (Vit. 9).
  • Estimula la formación de anticuerpos debido al ácido ascórbico (Vit. C), magnesio,cobre y zinc.
  • Es un aportante a la dieta de sustancias polifenólicas con funciones antioxidantes que junto a algunas vitaminas y oligoelementos previenen el envejecimiento celular de los tejidos.
  • Algunas mieles se les atribuye poder analgésico y antiséptico pulmonar, expectorante.

Remedios caseros

Para el asma:

Hervir, a fuego lento, 1 cebolla pequeña, 2 dientes de ajo y medio litro de jalea real, por espacio de 30 minutos. Dejar enfriar el preparado y añadir entonces la miel.

Alternar 1 cucharada del preparado y 1 cucharada de miel cada dos horas.

Para la resaca:

Combinar media taza de miel con media taza de pomelo y hielo picado.

Tomar a la hora antes de asistir a una fiesta para atenuar, en parte, los efectos del alcohol ingerido.

Para el insomnio:

Mezclar 2 cucharaditas de vinagre con 2 de miel en una taza de agua.

Tomar un cuarto de taza antes de acostarse.

Para las quemaduras leves:

Colocar 2 ó 3 cucharadas de miel sobre la quemadura lo que proporcionará un rápido alivio del dolor y la picazón.

Para la tos:

Hervir un limón en agua que lo cubra durante 10 minutos o hasta que se ablande la corteza. Cortar por la mitad y extraer el zumo.

Colocar el zumo del limón en un vaso. Agregar 2 cucharadas de miel. Tomar 1 cucharadita cada 4 horas.

Para las úlceras, estómago y duodeno:

Tomar una cucharadita de miel, en ayunas, diariamente, una hora antes del desayuno, trague lentamente la miel después de ser diluida en la boca.

Para los trastornos intestinales o diarreas:

Disolver miel en una jarra con agua y tomar como bebida diaria. Actúa eficientemente como antiséptico de la flora intestinal, especialmente si se trata de niños lactantes.

Para la colitis y el estreñimiento:

Añadir 1 ó 2 cucharadas de miel como endulzante en 200 gramos de cualquier alimento lo cual ayudará a controlar la actividad de los intestinos.

Para el sistema nervioso:

Tomar 1 cucharadita de miel, seis veces al día, le proporcionará tranquilidad y sosiego. Puede añadir en un vaso de leche para descansar más fácilmente.

Para la ictericia:

Hervir 30 hojas de salvia en 1 litro de agua durante 10 minutos y luego endulzada con una cucharadita de miel. Tomar tres tazas al día.

Nota: Es importante consultar con tu médico antes de utilizar cualquier remedio.

Shares