Seleccionar página

ALIMENTACIÓN DE LA COLONIA

La vida de una colonia de abejas depende de muchos factores, siendo la salud y la alimentación dos de los más esenciales

La importancia de la nutrición en las abejas puede explicarse a partir de sus etapas de desarrollo: desde la etapa de huevo hasta el insecto adulto, consumo de alimento con alto contenido de proteínas juega un papel fundamental. En las abejas adultas, (zánganos, abejas obreras y reinas) el abastecimiento de azúcares como fuente de energía es el alimento más importante.

La alimentación suplementaria es necesaria cuando se presentan épocas de escasa floración.

ALIMENTACIÓN SUPLEMENTARIA Y SUS BENEFICIOS

Durante la temporada de escasez de néctar y polen se recomienda ofrecer alimentación artificial para cubrir la falta de alimento natural y evitar que se acaben las reservas de miel y polen.

Con la alimentación suplementaria se obtienen los siguientes beneficios:

  • Se mantiene la postura de la reina y la producción de la cría.
  • Se sostiene la población de abejas hasta el inicio de la siguiente temporada de floración.
  • La colonia soporta la falta de alimento y mantiene en equilibrio las condiciones internas del nido de cría evitando el brote de enfermedades o el abandono de la colmena.

SUPLEMENTACIÓN PROTEICA

Los suplementos de polen se ofrecen a falta de fuentes naturales de polen.

Para la preparación de un kilogramo de un suplemento nutritivo se mezclan en un recipiente limpio 400g de levadura de cerveza deshidratada en 600g de azucar. A la mezcla se le va añadiendo agua poco a poco hasta formar una pasta. Se ofrecen 200g de la torta por colonia a la semana y se coloca sobre los cabezales de los páneles  de la cámara de cría, para que las abejas nodrizas alcancen fácilmente el alimento.

Los suplementos proteicos sirven para estimular la postura de la reina y la producción agrícola.

Cuando se interrumpe el flujo de néctar durante varias semanas se recomienda dar jarabe de azúcar a la colonia.

El jarabe se prepara mezclando una parte de azícar en una parte de agua. Para preparar un litro de jarabe se mezclan 620g de azucar morena o estándar  en 620 ml de agua.

Un litro de jarabe de azucar por semana es suficiente para mantener una mezcla de dos cuerpos (cámara de cría y alza), con una buena población. Para una cámara de cría se puede ofrecer medio litro.

Existen dos formas de dar el jarabe, adentro o afuera de la colmena, en los dos casos, el apicultor deberá asegurarse que sólo las abejas de la colonia tengan acceso al alimento. La forma de dar el jarabe dependerá de las posibilidades del apicultor.

  • Como suplemento del néctar se dará azúcar blanca o refinada, azúcar morena o estándar jarabe de alta fructuosa.
  • Utilizar ingredientes de calidad que no causen daño a las abejas ni a las personas. Sin saborizantes ni colorantes artificiales.
  • No utilizar sustitutos de leche para becerros, porque pueden estar preparados con antibióticos.
  • Utilizar agua hervida o potable para preparar los alimentos.
  • Dar a las colonias el alimento el mismo día de su preparación.
  • Reducir las piqueras de las colmenas en la época de alimentación y hacer el trabajo lo más rápido posible para evitar el pillaje.

 

 

 

 

Fuente: M.C. Gloria A. Catzin Ventura ; M.C. Jesús F. Martínez Puc.

 

Shares