Seleccionar página

CRÍA CAL O CRÍA TIZA

AGENTE CAUSAL

Es una enfermedad causada por el hongo Ascosphaera apis (Maassen claussen). 

Es una enfermedad infectocontagiosa, se han utilizado anteriormente  los nombres técnicos Ascosferiosis o Ascophaerosis, y en otros países  utilizan los nombres comunes de Cría Calcificada, Cría yeso, Cría Tiza,
Cría Gis, Cría Calcárea.  

La forma contaminante del hongo es mediante la formación de  esporas, las que son de color oscuro. 

La enfermedad puede presentarse en las larvas de las tres castas de  abejas melíferas, pero suele ser recurrente en la cría de zánganos. 

La enfermedad es más recurrente en época de lluvia y frío. 

El hongo por si solo no causa grandes estragos y propician su  proliferación la humedad, las bajas temperaturas, mala ventilación  dentro de la colmena y su presencia en colmenas débiles, así como en  las que se ha abusado del uso de antibióticos. Las colonias de abejas  consanguíneas parecen ser más susceptibles a ésta enfermedad.

SÍNTOMAS

Las larvas presentan mayor susceptibilidad a enfermarse entre los 3 y 4 días de edad. El agente ingresa a la colmena acarreado por las abejas pecoreadoras.

• También se ha comprobado que los ácaros varroa serían portadores de esporos fúngicos. Sin embargo, la sola presencia del hongo en las colmenas no significa que se desarrollará la enfermedad. Para que la cría yesificada se
manifieste, hace falta que se presenten los factores pre disponentes,  principalmente humedad y temperatura que favorezca el crecimiento del  hongo (entre 20 y 30ºC). 

• Las esporas llegan al tracto digestivo de la larva con los alimentos o bien se  adhieren a su piel cuando están presentes en las celdas de cría, con la  influencia de factores pre disponentes, los micelios del hongo empiezan a
crecer a partir de la espora en el intestino de la larva o en su piel. Para su desarrollo requieren de oxigeno por lo que rompen el extremo posterior de  la larva. En el intestino penetran en las paredes digestivas y atraviesan los
tejidos corporales de la cría hasta envolverla completamente como si  fueran raíces en desarrollo, a partir de la piel también envuelven a la larva  dándole un aspecto de momia. 

• La cría puede morir en una celda abierta o también operculada, así como en  el suelo enfrente de las piqueras después de morir se seca y endurece,  adquiriendo la consistencia y color de un pedazo de yeso o tiza. 

• La mortalidad de las crías generalmente es baja, pero puede llegar a  sobrepasar hasta un 30%.

• Los factores pre disponentes son:

Humedad: provee un medio ambiente adecuado 

o Mala Ventilación: Favorece la presencia de humedad 

o Bajas Temperaturas: Facilitan la difusión de oxígeno (medio aeróbico), y proveen la temperatura ideal (20-30 grados C, en el nido de la cría) 

o Colmenas Débiles: no pueden mantener la temperatura del nido por  encima de los 30 grados) 

o Abuso de antibióticos: se destruye la flora bacteriana normal del tracto  digestivo de las abejas. 

o Escasez de reservas proteicas

DIAGNÓSTICO

Cuando los cuerpos de las larvas parecen pedazos de yeso (tiza) se les da el nombre de crías momificadas.

• En ocasiones se observan crías endurecidas de color pardo (verde  oscuro), lo anterior ocurre cuando las crías están cubiertas por hongos  en su estado reproductivo. El color oscuro responde al color de las  esporas.

• La mayoría de las crías afectadas se encuentran en la periferia de los  panales, siendo las larvas de zánganos las más afectadas. Las abejas  limpiadoras extraen los cadáveres que pueden ser observados por el  apicultor. 

• Cuando la infección es severa al agitar el panal suena como una maraca,  ya que las momias no están perfectamente adheridas a las celdas y  golpetean con las paredes de ésta.

• Puede hacerse el diagnóstico además de la observación, mediante  laboratorio.

MEDIDAS DE PREVENCIÓN Y CONTROL

Mantener las colmenas elevadas (bancos), a una altura de por lo menos 30 cm del piso. Regular el espacio de la colmena evitando la  condensación de humedad y logrando la temperatura óptima.

• No instalar apiarios en zonas inundables, y garantizar la circulación del  aire frio.

• Mantener las piqueras abiertas para favorecer una correcta ventilación.

• Inclinar ligeramente las colmenas hacia el lado de las piqueras (al frente) para evitar la entrada de agua durante la lluvia y evitar los  vientos fríos.

• Proteger a las colmenas con techos de madera y lámina, utilizar entretapas de madera.

• Reforzar o unir a las colonias débiles siempre que estén sanas.

• Evitar la consanguinidad mediante un buen programa de cría de reinas.

• Controlar los factores pre disponentes o desencadenantes.

Cambiar a la reina anualmente y cambiar las reinas de colmenas afectadas por reinas nuevas y reforzar las colmenas con cría sellada.

• Cambiar los panales viejos de las colmenas, mínimo cada 2 años.

• No abusar del uso de antibióticos.

• Quemar las momias que se encuentren frente a las piqueras con el ahumador. Quemar los cuadros afectados y eliminar las momias de los pisos y piqueras para evitar un nuevo ciclo infeccioso del hongo.

• Tomar medidas para disminuir el pillaje.

• Evitar malas prácticas que contagien a las colmenas sanas, desinfectar la  espátula con el calor interno del ahumador, evitar el paso indiscriminado  de panales entre colmenas, entre otras.

• Evitar el enfriamiento de la cría: No colocar marcos de cría operculada en  colmenas débiles o levemente afectadas, no retirar abejas adultas de  colonias enfermas y débiles, ni darles crías extra para desarrollar. No
intercambiar cuadros entre colmenas enfermas y sanas.

TRATAMIENTO

Utilizar el producto autorizado por SENASA y de acuerdo a las especificaciones del ente.

Shares