APITOXINA

SU PREPARADO, ESPECIFICACIONES Y FARMACOLOGÍA

La aptitoxina es, dicho sencillamente, veneno fresco de abejas, purificado. Mediante procesos específicos, se eliminan componentes no benéficos del veneno, tales como aceites volåtiles, lípidos y proteínas. la apitoxina inyectable sustituye con muchas ventajas las picaduras directas de las abejas.


Con la apitoxina inyectable disminuyen sensiblemente el dolor y las inflamaciones propias de las picaduras, y se elimina el riesgo de una infección sobrecargada o incluso la contaminación por clostridium que produce el tétano.

Se prepara apitoxina segĂșn tĂ©cnicas primarias alemanas. Se envasa en frascos color caramelado normalmente 8 d

LA APITOXINA ES UN POTENTE ANALGÉSICO Y ANTIINFLAMATORIO

La apitoxina (del latín apis: abeja y toxikon: veneno) se produce en el abdomen de las abejas obreras, tiene propiedades antiinflamatorias, analgésicas y es un estimulante de la circulación sanguínea.

COMO ACTÚA

La apitoxina actĂșa como anestesia local y estimula las glĂĄndulas suprarrenales, encargadas de la producciĂłn de cortisona, la que tiene propiedades antirreumĂĄticas.

USO TERAPÉUTICO DIRECTO (A TRAVÉS DE LA ABEJA)

La aplicaciĂłn de la apitoxĂ­na debe proseguir bajo indicaciones especiales, en primera instancia se debe extraer el aguijĂłn, teniendo en cuenta que la bolsita del veneno pende del aguijĂłn.

En las aguijoneadas recientes y leves, cuando no hay una reacciĂłn exagerada a la misma, pueden llevarse a cabo de toques vinagre antihistamĂ­nico y envolturas hĂșmedas y frĂ­as.

En el caso de aguijoneadas en las partes dĂ­stales de los miembros, aplicar un torniquete para impedir o retrasar la absorciĂłn de la toxina (esto debe hacerse inmediatamente tras la picadura), se puede inducir la aplicaciĂłn de cremas con glucocorticoides y colocaciĂłn de fomentos hĂșmedos con agua y alcohol (1:1).

En caso de presentarse un estado de shock grave, se administrarĂĄn 10-20 de gluconato cĂĄlcico al 20% por vĂ­a endovenosa, y la misma dosis por vĂ­a intramuscular.

En caso necesario, estas dosis pueden repetirse a las 4 o 5 horas. Son Ăștiles tambiĂ©n la adrenalina (1/2 a 1 mg por vĂ­a subcutanea o intramuscular), los corticoides por vĂ­a intramuscular (25 mg de cortisona cada 6 horas y los antihistamĂ­nicos por vĂ­a oral o intramuscular.

Los analépticos y las vitaminas C y K, forman parte del tratamiento coadyuvante.

En casos gravĂ­simos, hay que rehidratar al paciente y administrarle oxigeno.

La reacción alérgica al veneno de insectos, es reproducible y se repite en situaciones sucesivas, pudiendo incluso agravarse.

La terapia con apitoxina no produce ningĂșn efecto colateral adverso, no importa cuĂĄnto tiempo se haya usado.

Es segura, efectiva y cuesta poco. Se pueden aplicar directamente las abejas al paciente para que lo piquen en la parte afectada del cuerpo, o usar inyecciones del veneno obtenido de las abejas y conservado en polvo en frascos
estériles hasta que se disuelva.

Esto se realizarĂĄ en zonas donde debido a la afecciĂłn del enfermo no se puedan cumplir las normas para adquirir o producir la apitoxina inyectable, Ășnicamente en dichos casos.

USO HUMANO

  • Estimulante circulatorio.
  • Antiinflamatorio.
  • AnalgĂ©sico.
  • Estimula las defensas.
  • Asma.
  • Aumenta las Defensas
  • ColagenopatĂ­as

UNA FORMA DE EXTRACCIÓN.

  • Se coloca un vidrio en la piquera y por encima de este, un alambre que libera una descarga elĂ©ctrica.
  • Las abejas al recibir esta descarga, aguijonea el vidrio liberando el veneno.
  • Lo que queda en el vidrio, es lĂ­quido, pero al tomar contacto con el aire se cristaliza.
  • Luego se raspa este cristal con un elemento filoso.
  • Se conservan en un frasco de vidrio oscuro y en un lugar frĂ­o.
  • Se extrae preferentemente en invierno. La trampa se utiliza 20 minutos y se obtiene 20 gr. por colmena.
  • La frecuencia de extracciĂłn es de 1 vez cada 7 – 10 dĂ­as.

Estimado lector, este texto fue tomado de la publicación editada por ediciones argentinas y americanas  APITERAPIA Su preparado, Especificaciones Y Farmacología cuyos autores son el Dr. LUIS JORGE DE FELICE y el Dr. JOSE PADIN.